Ventilación y extracción industrial para oxigenación oportuna en áreas de alto riesgo para trabajadores y civiles

Tips y Noticias

Compartir Artículo:

Existen normativas fundamentales para una buena Ventilación y extracción industrial dentro de un complejo comercial e industrial. Estos garantizarán la seguridad laboral y la salud de cualquier persona en un entorno cerrado o semi-cerrado.

Primero, es el aseguramiento en la calidad del aire. Esto ya se ha venido enfatizando en muchas ocasiones. No es solo arrojar aire para refrescar, sino purificarlo para garantizar la ocupación de civiles y trabajadores en un complejo. Al parecer, todavía hay empresarios renuentes a esta situación, y en la obsolescencia de sus aparatos, es donde se detonan enfermedades crónicas, lo que lleva a ausentismos laborales y, por ende, a pérdidas económicas sustanciales. ¿El parche? Poner un ventilador en el cubículo de su empleado o un aire acondicionado de mala calidad en el almacén.

En algunos casos, será necesaria la reestructuración de toda un área, para la correcta implementación de climatización, no solo en aire acondicionado, sino también en mecanismos más especializados, como humidificadores, desecantes, nebulizadores, así como sistemas sofisticados de ventilación industrial y extracción localizada.

Dentro de una salubridad en el oxígeno que se percibe a través de una buena ventilación industrial, va inherente el hecho de controlar la humedad, la concentración de gases, así como partículas en suspensión, que incluso llegasen a representar un peligro por medio de incendios o explosiones. De esa forma, las condiciones térmicas estarán garantizadas para el confort humano, así como la seguridad propia.

Ventilación y extracción industrial para oxigenación oportuna en áreas de alto riesgo para trabajadores y civiles

No solo se trata de adquirir las condiciones térmicas ideales para los residentes de un edificio, sino que este también perciba los beneficios de un buen control microclimático a través de extracción industrial y purificación de aire. Eso alarga la vida de la estructura en todos sentidos.

Planificar la red de climatización y ventilación

Es fundamental planificar las entradas, salidas y en general, toda la red en la distribución de aire en un entorno industrial, comercial o residencial. Ejecutar perfectamente dicha tarea, reducirá siniestros mayores en caso de que se suscite un incendio en un área determinada.

Esquematizar adecuadamente toda una red de climatización y ventilación industrial en una nave o edificio de procesos manufactureros, aminorará la presencia de gases concentrados o partículas dañinas; en ese sentido, toda maquinaria trabajará sin problemas e interrupciones. La instalación estará asegurada en todos niveles.

Una excelente extracción industrial con los mecanismos y componentes necesarios, evitará el ingreso de patógenos esencialmente peligrosos para las vías respiratorias de trabajadores y civiles en un entorno industrializado o comercial.

Lamentablemente, las naves industriales suelen ser lugares donde se producen focos de contaminación importantes, más que muchos otros lugares de trabajo. Esto, debido a una ineficiencia en la aireación por aparatos obsoletos, a los cuales no se les da mantenimiento, y más en zonas ya desocupadas, lo que supone un riesgo de salud al momento de reiniciar operaciones en dicho lugar.

Normativas para la renovación de aire en edificios

Dentro las normativas normales en renovación de aire en edificios y las dimensiones de los mismos, en algunos manuales se detallan renovaciones de oxígeno de al menos 30 metros cúbicos sobre hora por trabajador, en un área con condiciones relativamente normales. Si es un área propensa a generar humos por operaciones, procesos y otras lides, entonces la renovación de aire debería ser de al menos 50 metros cúbicos sobre hora por trabajador. Sin embargo, en normativas más actualizadas, las condiciones de caudales pueden ser más serias, dadas las condiciones laborales actuales.

Ahora, si bien cada normativa tiene sus pautas concretas para el caudal de ventilación industrial a razón de metro cúbico por hora por persona, dentro del marco de la legalidad, podría aplicarse el marco gubernamental correspondiente. El problema subyacente de todo esto, es que ni siquiera esos parámetros pudieran ser suficientes para ciertos entornos industrializados, como fábricas de aceites, lacas u otros componentes que sean trabajados y potencialmente más contaminantes para el colaborador.

Es necesaria la intervención de un experto en aire acondicionado para los cálculos pertinentes, más allá de lo estipulado por una normativa. Después de todo, se debe tener en cuenta dimensiones de la nave industrial, la cantidad de personas laborando, y si estas lo hacen concentradas en un lugar o separadas por módulos. Asimismo, es esencial conocer la capacidad de contaminación que puede poseer un lugar, así como el tipo y cantidad de sustancias con las que se labora en un día. Eso de base, porque todavía surgen más cuestiones, dependiendo de la naturaleza de trabajo de un recinto industrializado o comercial.

Etiquetas: , , , ,

Artículos Relacionados