Ventilación industrial con captación de polvos para eliminar partículas contaminantes y evitar exposición laboral

Generalmente dentro de cualquier sistema de aire acondicionado o aireación industrial, debe haber normas que garanticen la seguridad laboral de trabajadores, al estar potencialmente expuestos a distintos tipos de contaminación. Hay que asegurar un aire puro y limpio en interiores y exteriores, para evitar fuertes penalizaciones de los distintos organismos ecológicos.

Ahora, hay que hablar de los colectores de polvo, que por diseño deberían ir bien emplazados en cualquier sistema de clima industrial. Cada uno posee características especiales y hay que saber discernir cuál es el mejor para cada caso.

Colectores de tela en mecanismos de ventilación industrial

Mediante el hilo fibroso, estos elementos filtrantes son altamente eficientes para la captura de polvos dañinos, mientras dejan pasar libremente el gas o aire limpio. Esencialmente las partículas quedarán adheridas en una cara de la tela, a la vez que no bloqueará el oxígeno natural; a tal fenómeno se le llama efecto de permeabilidad.

Hay que tomar en cuenta que los captadores de polvo con telas que no se puedan limpiar a pesar de su alta eficiencia, no serán muy útiles en cuestión económica o como solución ingenieril. Por ello, es fundamental que se elija muy bien el tipo de tela, para obtener los mejores resultados en cuanto a eficiencia y permeabilidad. Incluso, cuando una tela se limpia y deja algunos residuos, podrían proporcionar de manera adicional, la filtración deseada para cualquier tipo de polvo o suciedad en aparatos ventiladores o extractores, inclusive a veces más efectiva que una tela nueva.

Si bien estos componentes no son 100% eficientes, al menos sí se podrían acercar a un 99%, de acuerdo al óptimo diseño y tamaño de la tela de filtración. Se aconseja que estos elementos se sometan a pruebas para la detección de fugas mecánicas en puntos esenciales de salidas de aire.

Colectores húmedos para filtración en ventilación industrial

A estos mecanismos también se les llama depuradores, y se emplean para atrapar cualquier índice de humedad excesiva que venga acompañada con ciertos gases a altas temperaturas. Se podría decir que son dispositivos fundamentales en áreas de alta presión y estrés térmico donde se laboran con metales o gases pesados. La funcionalidad de estos aparatos dependerá en gran medida del diseño del fabricante y cómo serán suministrados, si a través de aire o agua. A final de cuentas, la eficiencia dependerá de cómo se emplazan en los sistemas de aireación industrial o en los distintos mecanismos de aire acondicionado del tipo chiller o similares.

El método de recolectar polvos en forma húmeda, acarrea la ventaja en recolección de material específico que pulula en un área industrial. Además, hay que recordar que cierto material particulado como polvo en estado de sequedad, representa un serio peligro de incendios o explosiones. No por nada en muchas de estas áreas, también se emplean nebulizadores para humidificar estos entornos tan riesgosos.

Pulverizadores o nebulizadores industriales para contrarrestar partículas de polvo

Son dispositivos que mediante efectos adiabáticos a través de flujos de aire, son capaces de incidir en las partículas de polvo. Generalmente el agua que usan es proveniente del suministro de baja presión, por lo que operan bajo una eficiencia relativamente baja dentro de la gama de colectores húmedos.

Su similar son los cañones nebulizadores, que serían capaces de adaptarse a ductos de ventilación o usarlos de manera normal, a través de equipos portátiles. Lo importante es que en toda área industrializada, se cuenten con depuradores para eliminar la contaminación de manera más efectiva posible.

Torres empacadas para la ventilación industrial

Son columnas verticales que se emplean para que entren en contacto directo con gases, vapores y neblinas, ya sea en flujos contracorrientes, paralelos o cruzados. En la práctica, dichos mecanismos no deberían emplearse para la captura o retención de partículas que son más sólidas, porque después requerirán de un mantenimiento irrazonablemente costoso e impráctico.

En ese sentido, para la eliminación de partículas más prominentes, se deben usar filtros de otro tipo, como complementos a toda una depuración de contaminación, o en su defecto, usar nebulizadores industriales.