Ventajas y desventajas de la ventilación natural en centros de salud o áreas de riesgo

Primordialmente, existen dos tipos de ventilación: la mecánica y la natural, aunque una combinación derivada de estas dos podría formar un tercer tipo, la aireación mixta. Aquí lo realmente importante es conocer las cualidades y desventajas de cada uno, ya que de una forma u otra, ambas inciden directamente en la salud de los pacientes y también en los costos de una administración. Conocer esto, nos permitirá saber las dimensiones en riesgo para la salud de las personas y los gastos por instalaciones y mantenimiento.

Ventilacion artificial en centros de salud

Ventilacion artificial en centros de salud

Cualidades de la ventilación natural en edificios de salud

  1. Cuando hablamos de un sistema de extracción que emplea la fuerza de la naturaleza para regenerar el aire de un espacio cerrado e incluso purificarlo, es obvio que su principal ventaja radica en solamente el uso del viento exterior, llevándonos a ahorros energéticos importantes.
  2. Dependiendo del tipo de proyecto en la edificación que se tenga, la tasa de aireación puede ser muy satisfactoria, donde dichos caudales podrán llegar a la mayor parte del edificio, y más en las habitaciones de mucha relevancia, con pacientes en las mismas.
  3. En la planeación de ventanales o ventilas que permitan una circulación del aire lo más homogéneamente posible, también otorgará una iluminación óptima, de forma natural. Iluminar los espacios como hospitales y nosocomios es esencial para la salud de los pacientes, ya que los rayos del sol ayudan a eliminar algunos de los gérmenes o microbios comunes.
  4. Con respecto a elementos mecánicos, los sistemas de extracción natural tienen un bajo costo, aunque…

Inconvenientes de la ventilación natural en edificios de salud

  1. Ventilacion natural en centros de salud

    Ventilacion natural en centros de salud

    Si bien los costos en su mantenimiento son relativamente bajos ya que no implican el uso de ventiladores o extractores mecánicos, la otra realidad es que su funcionamiento no está totalmente garantizado, al menos en estos tiempos, y más cuando implica un diseño arquitectónico muy inteligente, que de no ejecutarse apropiadamente, el funcionamiento no sería el ideal. A eso hay que añadirle los mantenimientos y demás cuestiones, por ello, no hay que descartar las instalaciones mixtas, con elementos naturales y mecánicos.

  2. Uno de los problemas es que este tipo de circulación de aire, suele ser más inconsistente, variable y que a final de cuentas dependerán de varios factores, eso es innegable, porque a final de cuentas dependeremos de circunstancias naturales; los caudales no serán los mismos todos los días. Además, este tipo de aireación es más complicada de controlar, donde las estancaciones son un tema recurrente. Otro problema es que si no se re direcciona bien el aire o la extracción, posibilitaría una eventual contaminación en habitaciones y pasillos; hay que tener cuidado con eso. ¿Qué se puede hacer? Una forma de contrarrestar esto, es hibridar o combinar el sistema natural con uno mecánico, para poder fortalecer aquellos puntos débiles donde el caudal sea más inconsistente. Incluso, para hacerlo más efectivo y eficiente, se le podría añadir tecnología computarizada, para controlar los caudales con más precisión, tanto en cantidad como en dirección
  3. Otro inconveniente, es que a diferencia de los mecanismos para ventilar, como ventiladores o extractores, los sistemas naturales no poseerían filtros para atrapar partículas, al menos dentro de proyectos comunes, y los que existan, deben ser muy especiales o solamente están
    Zonas de mayor calor

    Zonas de mayor calor

    como prueba, y definitivamente serán muy costosos. Para que no se convierta en desventaja, se tendría que optar por una red de aireación mixta.

  4. También hay que tomar en cuenta las condiciones ambientales del exterior, que de no ser las ideales, como en ciudades grandes con estados de contingencia, se tendrían que cerrar los ventanales, rejillas y demás respiraderos, afectando la circulación óptima del viento por dentro del centro de salud. Esto nos lleva invariablemente al uso de sistemas de aireación mecánica, lo que nos obliga a tener nuestros aparatos y dispositivos en su punto, con todo lo que ello implica.

Cada tipo de ventilación (natural o mecánica) posee sus ventajas y desventajas. Lo importante es acrecentar aún más los beneficios y tratar de contrarrestar aquellos inconvenientes o desperfectos, ya sea con uso de ventiladores, extractores, u otras alternativas.