Purificadores para propiciar un aire puro por toxicidad de mercurio en consultorios dentales

A lo largo de la historia, la incidencia del mercurio ha estado presente en la humanidad, para bien y para mal. Ahora hablaremos desde un punto de vista de toxicidad, ante la creciente necesidad que tenemos por respirar un aire puro. El mercurio ha detonado importantes enfermedades neurológicas a diferentes poblaciones del mundo, ya sea por consumo de algún alimento imbuido con tal elemento tóxico e incluso por aspiración de humos y polvos del mismo.

Mercurio en muelas

Mercurio en muelas

No debemos ignorar las constantes alertas de la Organización Mundial de la Salud en cuanto a la exposición a materiales potencialmente peligrosos, aun tratándose de lugares supuestamente de ambientes puros. En ese sentido, el tema de la ventilación y el uso de purificadores de aire se vuelven cada vez más trascendentales.

¿Existe riesgo ocupacional para el personal odontológico por exposición al mercurio? Purificación de aire en consultorios

La neurotoxicidad por mercurio posee varias escalas dependiendo de los componentes o tipo de intoxicación. Para empezar, a través de vapores de compuestos mercuriales orgánicos o los que se emplean en odontología como los de mercurio elemental, el humano al estar en contacto con tales compuestos y vapores, serán absorbidos por el tracto respiratorio hasta que lleguen a los alvéolos, con lo cual los gases traspasarán el torrente sanguíneo, pasando por pulmones y demás órganos hasta que pasen por el cerebro; los síntomas que se presenten dependerán del grado de exposición en cuanto a cantidades y tiempo, los cuales mencionaremos a continuación. Para cualquier caso, es esencial que tengamos una cultura para propiciar un aire puro a través de limpieza, higiene personal, ventilación y hasta purificadores de aire.

Tipos de intoxicación por mercurialismo

Crónica. Este tipo de intoxicación es bastante común en el mundo laboral, como consultorios odontológicos donde hay muchos elementos hechos a base de mercurio como las amalgamas dentales, pero también se pueden ver en otros ambientes, por ejemplo: industrias que trabajan con compuestos

Mercurio en cuerpo humano

Mercurio en cuerpo humano

químicos (laboratorios, farmacéuticas, etc.), electrónicos (fabricación de televisiones, estéreos, cómputo, etc.), minería, entre otros ambientes de trabajo. Es por ello que en estos lugares, serán primordiales las medidas de seguridad en todos aspectos, y uno de los tópicos esenciales precisamente es el saneamiento del ambiente, y más para personas vulnerables como mujeres embarazadas o personas con problemas respiratorios, como asma. Es vital la inclusión de aire puro y su renovación por medio de extractores, ventiladores y purificadores de aire, incluso humidificadores y deshumidificadores.

Aguda. Esto pasa por aspirar vapores de mercurio, lo bueno es que es muy poco común que esto ocurra en un ambiente laboral, es decir, se tendría que suscitar un accidente en un área industrial determinada. Como sea, en caso de que haya una exposición masiva a dichos vapores dañinos, las afecciones podrían ir desde una traqueobronquitis hasta una neumonía difusa e incluso un neumotórax bilateral, cuyos síntomas en algunos casos pasan por temblores en el cuerpo, ceguera, mareos, entre otros.

Sub-aguda. Tampoco es tan frecuente, pero existen casos en los cuales se describen irritaciones en las mucosas y bronquios, así como tos, diarreas, vómitos y hasta úlceras en mucosas, donde además, aparecería una eritrodermia mercurial en los pacientes.

Riesgo en odontólogos, asistentes dentales y pacientes por exposición a mercurio en consultorios

Generalmente, se podría decir que los riesgos de intoxicarse por mercurio son muy bajos, y más en consultorios dentales que siguen al pie de la letra todas las reglamentaciones y requisitos de saneamiento. Por otro lado, siempre habrá riesgos para el personal y los mismos pacientes, ya sea a

Mercurio en odontología

Mercurio en odontología

través de accidentes por derrame de elementos odontológicos, por la exposición al mismo mercurio cuando se está ejecutando un trabajo dental y el más común, exposición a un aire contaminado, donde polvo y suciedad podrían combinarse peligrosamente con alguna suciedad o remanente de mercurio generando así, el riesgo ocupacional.

¿Qué hacer en estos casos? Primeramente seguir todas las recomendaciones de higiene y actualizarse en el tema de los aparatos dentales hechos con el mercurio u otros metales que signifiquen un riesgo. Por otro lado, odontólogas y asistentes que estén embarazadas, considerar los riesgos que conlleva trabajar con mercurio y discutirlo con su médico. En cuanto al aire contaminado, es necesario tener una muy buena ventilación mixta, donde se combinen una aireación natural con una ventilación por dispositivos, como extractores de humos y demás. Asimismo, los purificadores de aire podrían propiciar el aire puro que se necesita en dichos lugares de trabajo.