Las ventajas de combinar la ventilación natural con la ventilación artificial

¿Alguna vez has escuchado hablar del síndrome de edificio enfermo? Este fenómeno pasa cuando una edificación cualquiera, que va desde un complejo grande hasta una casa común, se contamina sistemática y uniformemente en todas las áreas internas. Estas consecuencias se originan por varios factores, como la inadecuada aireación en interiores, ya sea natural o artificial por medio de ventiladores u otros mecanismos, o porque en el área interna existe alguna fuente contaminante muy agresiva y difícil de erradicar, y también puede pasar cuando no existe una óptima higiene, he ahí la importancia de higienizar correctamente nuestro hogar u oficina, para que estos u otros factores no lleven a un inevitable síndrome de edificio enfermo.

Existen dos principales métodos para ventilar una casa o edificio. La artificial o forzada, que emplea distintos mecanismos de aireación, como extractores, aire acondicionado y demás. Por otro lado, la ventilación natural es un fenómeno pasivo que no precisa de sistemas artificiales, y a decir verdad, es algo complicado ventilar un área por este método y alcanzar un punto perfecto, por lo que muchas veces nos vemos forzados a utilizar aparatos ventiladores. Dicho fenómeno atiende a dos tipos de aireación, ya sea a través de presión por viento del exterior, o en el manejo de temperaturas entre una entrada y salida, para lograr un equilibrio térmico.

Cuáles son los tipos de ventilación natural para la casa u oficina

Ventilar por método cruzado

Siempre será conveniente que el interior de la estructura de la casa se componga de ventanas o entradas de aire que sean paralelas a las ventanas de salida; si tenemos una vivienda donde todas las ventanas estén orientadas hacia un ingreso de corriente de aire, tengamos por seguro que la circulación del aire no será la adecuada.

Cuando tenemos dos ventanas opuestas, una de ellas se encargará de hacer ingresar el aire, y la otra de sacarla casi de inmediato, solo así, la corriente de aire que necesitamos será la más óptima. Este tipo de aireación es sumamente recomendado para casas cuya región climática sea preponderantemente cálida y húmeda, porque tal corriente de aire ayudará a una correcta evaporación del sudor.

Ventilación con efecto chimenea

El tiro térmico es un fenómeno natural que se produce al expulsar el aire caliente de un lugar hacia el exterior de manera ascendente, como si de una chimenea se tratase, de hecho, tales mecanismos trabajan bajo tales principios. Obviamente para ello se necesitarían una especie de entradas y salidas en la estructura de la casa, ya sea por medio de huecos o agujeros que ayuden a la circulación ascendente del aire, de forma natural. Por ejemplo, un hueco de entrada se podría ubicar cerca del piso, en un área preferentemente sombreada y orientada hacia la circulación de entrada de aire fresco, y los huecos de salida serían cercanos al techo de la casa, para que el tiro térmico sea lo más natural posible; este es un proceso muy factible durante el verano.

Los beneficios de la ventilación mixta y el uso de ventiladores, extractores y aire acondicionado

No es propiamente obligatorio el usar un solo tipo de aireación para satisfacer nuestras necesidades térmicas, porque podemos emplear una circulación de aire natural, y a la vez usar mecanismos artificiales.

Después de todo, se trata de equilibrar ambas vertientes, por ejemplo, en el verano o temporadas de calor, lo que conviene es que en las primeras horas de la mañana, abramos puertas y ventanas para aprovechar el aire fresco matutino para mejorar la temperatura en interiores, y ya por la tarde-noche, entonces hacer uso del aire acondicionado o ventiladores. Asimismo durante la noche, si se presenta una corriente fresca, aprovecharla al máximo.

Los extractores son sistemas que nos pueden ser de real utilidad para proporcionarnos una frescura dentro de las instalaciones, además de que nos ayudarán a deshacernos de ciertos contaminantes.

No deberían estar contrariados ambos tipos de aireación, ya que nosotros mismos tenemos la posibilidad de sacar provecho de las dos (natural y artificial) para beneficio de nuestra casa o departamento.