Falta de aire puro en casas y oficinas propicia la “Indoor Generation”: una generación de niños y adolescentes viviendo en áreas contaminadas

Cómo lograr viviendas más sanas con ayuda de purificadores de aire y otras medidas de higienización ambiental

Hasta dónde ha llegado la humanidad, para pensar que mientras haya un encierro, o hermetismo del hogar y del lugar donde trabajamos, vamos a estar mejor, cuando en realidad, nos estamos encerrando a nosotros mismos, con todo y gérmenes, virus, tóxicos y hasta la misma respiración que nosotros producimos.

Indoor generation causante de enfermedades

Indoor generation causante de enfermedades

Lo peor del caso, es que no nos estamos dando cuenta del daño que les estamos haciendo a niños y adolescentes, por esa falta de aire puro y una conciencia ecológica hogareña. ¿Te has preguntado, por qué tu niña o niño, han bajado su rendimiento en la escuela, o por qué las tareas que entrega no tienen la calidad académica que se requiere? Tal vez es porque les estamos generando un ambiente de lo más pesado, en todos sentidos.

Hemos hecho hasta lo imposible por adecuar un hogar que nos satisfaga en todo sentido, pero lo hicimos con tanta desesperación y empeño, que ya no queremos salir de ahí. En el trayecto y sin darnos cuenta, nos hemos vuelto unos sedentarios modernos.

En cuanto vemos que falta aire puro o que el aire es desagradable para respirar, inmediatamente lo que hacemos es arrojar todos esos aerosoles y demás químicos que dañan aún más los interiores de las casas. Por ello, científicos han tenido que anunciar penosamente, que el aire de interiores está cinco veces más contaminada que en exteriores.

Nos hemos acostumbrado tanto a vivir en nuestras viviendas, que todo lo queremos hacer ahí; respiramos, comemos,

Fatiga por indoor generation

Fatiga por indoor generation

trabajamos, hacemos el amor, nos ejercitamos, meditamos, nos bañamos, nos refrescamos, y todo eso, forma parte de la contaminación interna.

En nuestra depresión derivada de la misma contaminación, no nos dimos cuenta que nos encanta vivir a oscuras, sin ningún tipo de iluminación natural, siempre ateniéndonos a las luz artificial y a esas lámparas que parecen alegrarnos el día, cuando en realidad lo están empeorando.

Somos esa generación de adultos, que le estamos dejando un mundo demasiado descompuesto a las futuras generaciones, las cuales ya están viviendo en carne propia, esa contaminación que no solo permea en exteriores, sino que conviven en nuestras preciadas casas.

De pronto, nos damos cuenta que nuestros niños se empiezan a rascar o a respirar con dificultad, e inmediatamente pensamos que algún niño enfermo en la escuela los contagió, o por ir al parque, entre otras teorías inciertas, cuando la realidad, es que los sarpullidos y el desarrollo del asma, se dieron desde la misma casa.

Indoor Generation: personas que se acostumbran a vivir entre la suciedad y bacterias, y se dan cuenta demasiado tarde al enfermar

Aire contaminado en la habitación

Aire contaminado en la habitación

¿Usted sabía? Existe un 40% de probabilidad de desarrollar asma por estar viviendo en lugares con mucha suciedad y hongos de humedad, siendo los niños, los más propensos a desarrollarla. Los infantes sufren todos los días al estar en un ambiente demasiado cerrado, sin buena ventilación, ni iluminación, ni aire puro.

Más allá de los aparatos de reciente tecnología puedan otorgar, como purificadores de aire, ionizadores, humidificadores o Mini Split Inverter, es esencial que empecemos a llenar nuestro hogar con nueva vitalidad, aire bien oxigenado y lo más puro posible.

El mismo descanso que el sueño puede otorgar. Si en un momento dado tenemos dificultad para dormir, para obtener un óptimo descanso, entonces es posible que sea algo neurológico, pero no desde una perspectiva psicológica, sino de la misma toxicología de la persona. Vivir en un ambiente muy viciado y con demasiada contaminación, puede llevarnos a tener trastornos del sueño.

Sin aire puro ni iluminación natural, corremos riesgo de que nuestra presión arterial suba más de lo normal. Los niños también lo sufren y lo siguen sufriendo, en millones de hogares contaminados, afectando seriamente su aprendizaje, y deteriorando su sistema inmune.

Fuente:

“The Indoor Generation”

The Velux Group

https://www.velux.com/indoorgeneration