Daños y afectaciones al corazón por la excesiva contaminación de las ciudades y de la casa

La importancia de los purificadores de aire para la salud humana

El día que entendamos las implicaciones serias a la salud originadas por una polución que va desde las entrañas de nuestro hogar, hasta las fábricas más contaminantes, ese día, probablemente ya sea tarde, y es que, la salud del ser humano puede ser muy frágil.

Cuando respiramos un aire viciado por los distintos contaminantes físicos, químicos y biológicos, en un inicio notaremos daños en el sistema respiratorio, pero no atender esa situación erradicándola de raíz, los daños pueden aumentar, propagándose a órganos importantes, como el corazón.

En China, un país que sigue luchando contra la contaminación de sus ciudades, un grupo de científicos se dio a la tarea de realizar investigación referente a tal problema. Para sus estudios, solicitaron la colaboración de jóvenes estudiantes, a los cuales se les iba a medir la exposición que ellos tenían a la contaminación, ya sea dentro de sus propios dormitorios y cuando salían al exterior.

El estudio arrojó resultados contundentes. Aquellos jóvenes expuestos a materias y partículas con apenas 2.5 micras de tamaño (PM2.5), incrementó sus hormonas de estrés, llevándolos eventualmente a alteraciones metabólicas en su organismo, algo muy peligroso para el corazón, ya que la probabilidad de afecciones cardiacas aumenta.

El PM2.5 es un contaminante que se encuentra en el smog que emiten los coches, las fábricas, así como otros contaminantes derivados de incendios, chimeneas, o el mismo cigarro. Estas partículas pueden ser controladas y eliminadas poniendo a funcionar un purificador de aire.

Volviendo a la investigación hecha por los científicos chinos, también se comprobó que al usar sistemas de purificación para obtener aire puro, redujeron notablemente los niveles de polución en interiores, hasta más de un 80%. Como conclusión se reveló que, los estudiantes que colaboraron con el estudio, se sintieron mejor con respecto a los niveles de hormonas de estrés, disminuyendo los síntomas desde que estuvieron respirando con ayuda de los purificadores de aire.

El autor de tal estudio, expresó que tales sistemas para purificación de aire, atraen muchos beneficios de salud para las personas, más sin embargo, todavía hay bastante qué investigar al respecto, para determinar con precisión el alcance de dichos dispositivos para aire puro. Aun así, estos aparatos cumplen con la eliminación de contaminantes, reduciendo las emisiones, haciendo aceptable el entorno de acuerdo a la OMS.

Las personas sensibles con problemas cardiacos podrían ser más susceptibles a la contaminación

De acuerdo a algunos estudios, es posible que las personas con predisposiciones genéticas, sean más sensibles a problemas cardiacos, cuyas condiciones podrían incluso empeorar, dependiendo qué tan seria sea la exposición de tales individuos a los contaminantes internos de una casa o externos de la ciudad.

Dichas investigaciones arrojan resultados, pero todavía falta información para hacer conclusiones más certeras. Mientras tanto, se trata de averiguar la correlación entre los episodios cardiacos, las dificultades respiratorias, obesidad, diabetes, hipertensión, entre otras afecciones, y el catalizador contaminante a los que estén expuestos las personas sensibles. Además, se está aprovechando para sacar más datos acerca de las relaciones de la polución atmosférica, y aquellas enfermedades más raras, como la arterioesclerosis.

Cuáles son las estrategias a seguir para controlar o evitar la contaminación atmosférica

Los mismos especialistas en medicina y salud ambiental, están haciendo esfuerzos para ejecutar planes de acción comunitarios e individuales. Es importante que las comunidades de personas empiecen desarrollar un entorno más autosustentable, y si es posible, con la ayuda de sistemas para purificación de aire.

También es significativo que dentro del seno familiar, se comience con una cultura de alimentación adecuada, y no depender de alimentos que solo afectan seriamente las condiciones cardiacas y respiratorias de la gente.