Cómo prevenir enfermedades respiratorias como la gripa con hábitos saludables y uso de ventiladores

La importancia de la ventilación en el hogar y oficina para eliminar agentes patógenos

Cuando de repente nos sentimos con molestias en todo nuestro cuerpo, como fatiga, dolor en músculos, fiebre, secreciones nasales y demás, es probable que estemos en la entrada de una gripe; esas molestias apenas son el comienzo de la verdadera enfermedad, que a menos de una semana alcanzará su punto más alto.

La ventilación siempre será necesaria en nuestra vida diaria, ya sea cuando trabajemos arduamente o incluso cuando estemos en total reposo, o más aún, durante la hora de dormir. Definitivamente es un hábito que debemos tener en cuenta siempre, y podemos emplear métodos naturales, así como uso de ventiladores o sistemas de aire acondicionado.

Después de todo, un lugar mal ventilado será insano y además puede contraer el famoso e infame síndrome de edificio enfermo, lo cual es altamente perjudicial para cualquier ser vivo, ya sea humano o animal.

Factores que son beneficiosos para un hogar con aire puro y sano

Higiene. Este hábito es de suma importancia para todas las personas que habitan una casa o que conviven en un área de trabajo. Es bien sabido que la forma principal en que se contagia de gripe una persona, es porque el virus viaja a través del aire, sin embargo, también se puede contraer la enfermedad a través de la saliva y mucosidades. Es necesario lavarse las manos cada que podamos, o usar toallitas húmedas o alcohol en gel. Los gérmenes están ahí, y es nuestra obligación como adultos educar a los niños para que adopten una cultura óptima de la higiene, y más sabiendo que son personitas muy sensibles o susceptibles a todo tipo de enfermedades respiratorias.

Ventilación del hogar. Todas y cada una de las habitaciones de la casa, precisan de renovación constante de aire puro. Por ello, se aconseja airearlas por lo menos 10 minutos durante la mañana, tarde y noche. Tampoco es bueno exagerar en sobre-ventilar una casa, ya que también nos puede afectar la garganta y las vías respiratorias en general. Por ello, si se piensa usar el ventilador o aire acondicionado, lo mejor es que sean sistemas que logren refrescar y renovar el aire correctamente, no solo ventilar por ventilar. Tal vez los purificadores de aire o los mismos humidificadores propicien un ambiente interno más limpio e higiénico.

La importancia de la humidificación en espacios cerrados y secos. Definitivamente, un ambiente seco se convierte en un catalizador ideal para la proliferación de gérmenes y otros virus, como el de la gripe. Para contrarrestar eso, lo mejor es la vaporización del ambiente, y para eso, los humidificadores son la mejor opción. Además, con esto mantendremos nuestras mucosas siempre lubricadas, una sensación por demás agradable y necesaria.

Alimentación e ingesta de líquidos. Las verduras son el mejor alimento por excelencia, siempre deben acompañar a las proteínas en cada platillo, solo así, nuestro sistema inmune estará al nivel de debe estar, para contrarrestar posibles afecciones respiratorias y de otro tipo. Asimismo, tomar agua natural siempre será la mejor opción; al menos deben ser dos litros diarios, si le quiere dar sabor, intente con algún saborizante, pero que no contenga mucha azúcar.

Purificadores de aire. Estos son dispositivos que se combinan con los ventiladores. Usted pondría a funcionar los sistemas de ventilación, y ya una vez que refresque el área cerrada, entonces prender el purificador para que termine por higienizar y purificar la casa u oficina. Igualmente, las plantas purificadoras son una opción muy viable para limpiar el aire contaminado de un hogar.

Descanso y evitar humo de cigarro. Es normal que nuestro cuerpo se estrese, por ello, tenemos que buscar la manera de reposar entre todas las actividades cotidianas, de lo contrario, nuestras defensas del organismo se verán en riesgo, y ya no nos protegerán bien ante virus y bacterias. Por otro lado, el cigarro siempre será malo para nuestra salud, y si producimos humo en el interior de una casa u oficina con gente en la misma, también las afectaremos a ellas.

Recuerda mantener ventilada la casa y el lugar de trabajo. Puedes alternar entre una ventilación natural, mecánica (ventiladores), humidificadores, purificadores de aire, ionizadores, etc.